Publicado: 8 de Octubre de 2018

La LIVA determina que el derecho a la deducición, que corresponde a los empresarios o profesionales en el desarrollo de sus actividades empresaiales o profesionales, sólo procederá en la medida en que los bienes y servicios adquiridos se utilicen en la realización de las operaciones comprendidas en el artículo 94.Uno de la Ley del Impuesto, en el que figuran, entre otras, las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas y no exentas. El IVA soportado en la adquisición de un vehículo afecto a una actividad exenta de IVA, NO es deducible. Para que la deducibilidad del IVA opere, es preciso que las cuotas se hayan soportado por repercusión directa. Pero existen muchas otras variables a tener en cuenta en la deducibilidad del IVA.